rt

rio-napoArena blanca y blanda, como pocos lugares en la Amazonía, distingue a Misahuallí, una población que adoptó el nombre del puerto en el que se asienta. En su entorno hay muchos árboles, refugio morada y sitio de descanso del Peco, un mono de media talla que juega con el visitante, que bromea y hasta secuestra su cámara fotográfica, al primer descuido.
Este atractivo del pueblo y los turistas, se alimenta casi exclusivamente de lo que le brindan, son amigables aunque nunca se dejan acariciar, están acostumbrados a los turistas.

 

En la confluencia de los ríos Misahuallí y Napo hay una playa, para nadar y divertirse, más allá el río es bravío y solo para ir en canoas. Es el comienzo del gran río Napo, navegable, el río más grande del Ecuador y uno de los que más agua aporta al Amazonas.Puerto Misahuallí ofrece unas playas hermosas del río Napo, está cubierto enteramente en cuanto a servicios hoteleros y atractivos turísticos. En Misahuallí comienzan los viajes de aventura navegable que pueden durar varios días o simplemente o una media mañana, muchos lugares hay que visitar en sus aguas abajo.

A lo largo de la rivera del río Napo, habitan comunidades indígenas orginarias. Ellos también tienen proyectos propios para saciar la sed del visitante.
Puerto Misahuallí está a unos 30 minutos de Tena, hoy el carretero es todo asfaltado, su clima es cálido y húmedo, propia ya de la baja Amazonía, con unatgemperatura promedio de 25 grados. Llueve casi todo el año.
Su fauna y flora son abundantes, muy abundantes.
Para el turista es ideal partir en excursión a la selva, de caminata o de visita a lugares especialmente acondicionados, donde los indígenas practican para ellos, sus ritos y tradiciones, también lo hacen como guías. Los ritos shamánicos ancestrales, limpias, plantas medicinales, comida típica, música, danza y leyendas son parte de la singular oferta que atrae a un sinnúmero de turistas nacionales y extranjeros.
El Carnaval Playero, es una costumbre adoptada por el pueblo de Misahuallí desde hace más de 15 años, se trata de bailar y desmandarse durante el carnaval. Es muy concurrido y es uno de los sustentos econò0micos del lugar.
Cuentan que el oso de huayra pungo, hace muchos años, antes de que los pumas sean encerrados en las cavernas de la cordillera de Galeras, bajó manso y estaba malherido... se refugió en los matorrales cercanos al río, en la actual comunidad de Huayra yacu.
Un joven lo recogió y lo llevó a su tambo para curarlo. A los dos meses correteaba tras su amo corno si nunca hubiera estado al borde de la muerte. La comunidad lo convirtió en su mascota preferida.
En su edad adulta llegó a medir casi dos metros. Era querido y respetado por todos. Desapareció cierta mañana. Regresó muy tarde con una guatusa en el hocico. Esta actividad se volvió rutina. Pero en una de esas salidas el oso no regresó. Era el tiempo en que se comentaba que por las laderas del Huayra pungo rondaba el puma buscando su consabida presa. Los indígenas, en sus tambos, dejaban la candela prendida para ahuyentar a los felinos.
Una tarde nuestro joven salió a visitar a un compadre. Fue tan amena la conversación que el tiempo voló como los guacamayos. La noche llegó espesa y repleta de ruidos y ninacuros. Pese al miedo y los peligros decidió regresar a casa.
Avanzo entre fangos y quebradas pero.. de pronto... frente a él se plantó un inmenso puma. El muchacho quedó paralizado de miedo y a merced de las filudas garras del asesino... Fueron apenas unos pocos segundos porque inmediatamente se agigantó una sombra peluda que se interpuso en la escena. Era el oso...

Las dos bestias se enfrentaron en mortal combate. Gruñidos y zarpazos se combinaban con el ruido de ramas quebradas y jadeos desesperados. Al final el puma rodó con la garganta desgarrada. El oso se acercó y recostó su enorme y sangrante cabeza sobre el hombro aún tembloroso de su joven amo.
El oso se convirtió en una suerte de guardián de la aldea hasta que un día desapareció definitivamente.., nadie ha vuelto a saber nada de él…

 

Buscar
Pizzería "Bella Selva"